Usar palabras positivas te acerca a tu felicidad

Las Palabras Tienen Poder

 

¡Bienvenida Amiga, Bienvenido Amigo Online a este tu blog!

 

¿Eres consciente del gran impacto que tienen las palabras que usas a diario sobre tu estado de ánimo, y tu vida en general? ¿Cuidas el tipo de lenguaje que utilizas? No sólo verbalmente sino el que utilizas en tus pensamientos internos.

 

¿Has pensado alguna vez en la verdadera importancia de usar Palabras Positivas?

 

El lenguaje es una herramienta muy poderosa cuando se trata de tener el control sobre tu estado de ánimo. Es lo que puede marcar la diferencia entre que tengas un  buen día o un día que prefieras olvidar.

 

En este post verás, por qué es beneficioso usar Palabras Positivas, 7 cosas que debes evitar decir, y 7 cosas que debes comenzar a decir, el poder de las Palabras Positivas, 9 expresiones que las personas con Inteligencia Emocional intenta evitar.

 

Toma nota de todas ellas, y empieza a ser consciente de tu vocabulario para acercarte a tu Felicidad y la de los que te rodean, a través de las Palabras Positivas

 

Las Palabras Tienen Poder

 

Los límites de mi lenguaje son los límites de mi mente Ludwig Wittgenstein

 

El  primer paso que tienes que dar es tomar conciencia de tus palabras, tanto interna como externamente, comienza a prestar especial atención a lo que estás diciendo tanto mentalmente como en voz alta.  

 

Estate atento y date cuenta cuando estás utilizando un lenguaje positivo o un lenguaje negativo

 

¿Eres realmente consciente de lo que estás diciendo y de cómo estas usando tus palabras? O perteneces a esa mayoría de personas que son felizmente inconscientes de cómo hablan. Espero que después de leer este post tu respuesta sea que sí que eres consciente de como estás usando tus palabras.

 

¿Por qué es beneficioso usar Palabras Positivas?

 

Son muchos los beneficios de usar Palabras Positivas en nuestro vocabulario cotidiano.

 

Es necesario entender que nuestra mente y nuestro cerebro no son “personas”, no experimentan la realidad de primera mano, sino a través de nuestros ojos, de nuestros pensamientos. Es decir: lo que la mente acepta como realidad es lo que nosotros pensamos de ella.

 

Por lo que, si estás constantemente percibiendo el mundo como algo negativo, tu mente lo hará realidad para ti. Y, de igual modo, si sólo usas palabras negativas, tu mente percibe la realidad como algo negativo. Esto tiene una explicación científica.

 

La química de la mente y las palabras

 

Mira este interesante experimento científico, en el que podrás comprobar El Poder de las Palabras Positivas y Negativas

 

 

¿Qué te ha parecido el experimento? Interesante ¡Verdad! Haz tú mismo la prueba y cuéntame cual es el resultado 😉 .

 

Numerosos estudios han comprobado el efecto biológico que el uso de palabras negativas provoca en nuestra mente. Se ha sabido que activan la estructura de alertas en el cerebro, mediante la amígdala, (área asociada al miedo), provocando así la misma sensación que la ira, la ansiedad o las amenazas.

 

También se sabe que su uso regular altera los niveles hormonales y la acción de los neurotransmisores, estimulando la liberación del cortisol, hormona responsable del estrés.

 

Del mismo modo, usar Palabras Positivas en tu vocabulario regular influye en tu conducta y humor, propiciando la liberación de hormonas del bienestar (como la dopamina), y más importante aún evitando esos otros ciclos negativos en la química de tu  cerebro.

 

Las Palabras Positivas pueden tener un efecto beneficioso en tu organismo. Pero, además del contenido (o significado emocional) de lo que dices, debes cuidar el tono y el volumen.

Cuanto más calmado y suave sea tu modo al decirlas, más y mejores beneficios obtendrás de ellas

 

Cómo usar más Palabras Positivas diariamente

 

En el idioma español hay muchas palabras (unos 270 millones) de entre las que puedes elegir para expresarte cotidianamente, sin embargo, ciertos estudios sugieren que sólo usamos un promedio de 1.000 palabras regularmente.

 

Cuanto más amplio sea tu vocabulario, más fácil será utilizar Palabras Positivas en tu día a día

 

Se ha investigado que algunas tienen efectos positivos inmediatos y más duraderos, y seguramente querrás incorporarlas a tu vocabulario diario. ¡Verdad 😉 !

 

Te propongo el siguiente ejercicio:

 

apunta las siguientes palabras en una hoja de papel, y ponlas en un sitio bien visible para poder leer la lista cada mañana. Hazte el propósito de usarlas al menos una vez por día, a conciencia, y luego ve agregando sinónimos para ellas, y ampliando la lista conforme vayas enriqueciendo tu vocabulario

 

Estas son algunas palabras Positivas que tienen muchos beneficios para tu cerebro

 

⇒ Afirmaciones presentes en lugar de condicionales

Proponte cambiar los condicionales (debería, podría, querría) por palabras afirmativas que te sugieran realización personal (por ejemplo: “voy a”).

 

⇒ «Libre»

Tiene muchas connotaciones positivas, la palabra libre activa zonas “Felices” del cerebro.

 

⇒ Palabras emocionalmente positivas

Haz una lista de tus 5 palabras favoritas, y asegúrate de decirlas cada día. Hay palabras que representan emociones positivas en cada persona (el nombre de un ser querido, la palabra amor, risa, alegría, Felicidad), y que provocan una sensación de positivismo en el cerebro tan sólo al pensarlas, escucharlas o pronunciarlas.

 

⇒ «SÍ»

Es fácil notar cómo las Palabras Positivas como “sí”, “posible” y otras afectan de manera muy beneficiosa a la química de tu cerebro. Prueba usarlas tantas veces por día como puedas.

 

⇒ «Todavía»

Esta palabra está cargada con motivación, esperanza, y se asocia normalmente a situaciones emocionalmente positivas. Acostúmbrate a  decir todavía al menos una vez al día.

 

Usar Palabras Positivas en tu vocabulario influye en tu conducta y humor, propiciando la liberación de hormonas del bienestar

 

Verbos afirmativos:

 

Decir verbos y acciones afirmativas activa en el cerebro los campos que te ponen en acción. Usa palabras como “caminar”, “saltar”, “correr”, “seguir” en lugar de “frenar”, “parar”, “terminar”, y tu cerebro notará la diferencia.

 

Tan sólo con usar intencionadamente algunas de estas Palabras Positivas estarás modificando tu mente, automáticamente, con múltiples  beneficios a tu favor

 

7 Cosas que decir

 

Hay muchas frases comunes que utilizas sin darte cuenta de lo negativas que son. Y como ya has visto, hay muchos estudios que han demostrado que cuando piensas negativamente,  el pensamiento negativo se convierte en acciones negativas.

 

Si logras cortar esos pensamientos negativos desde el principio, te podrás ahorrar una gran cantidad de malos entendidos y de sufrimiento a largo plazo

 

Aquí tienes 7 frases inútiles que debes eliminar de tu vocabulario, y 7 frases útiles que debes comenzar a decir, y con las que empezarás a utilizar el lenguaje a tu favor.

 

7 cosas que debes evitar decir

 

1. “No puedo…”

“No puedo” es una frase que pone una barrera entre tú y tus metas, es como si hubieras fracasado antes de haber comenzado.

Elimina esta frase de tu mente y de tu vocabulario, y comenzarás a ver las cosas de una manera mucho más sencillas de lo que crees. 

 

2. “Lo intentaré”

Cuando dices “lo voy a intentar”, lo que realmente estás diciendo es que no estás dispuesto a comprometerte. 

Así que simplemente “hazlo o no lo hagas”. 

 

3. “Yo desearía…”

Es bastante similar a utilizar la palabra, protestar o quejarse (desearía tener un mejor trabajo, desearía que me tratara mejor, etc.)

A nadie le gusta escuchar a alguien quejarse y protestar todo el tiempo, y además no tiene sentido hacerlo. Si no te gusta algo entonces toma acción y cambia tu situación.

De lo contrario tienes la opción de conformarte con lo que tienes, y disfrutar de la vida con una sonrisa en tu cara. 🙂

 

4. “Yo debería…”

La palabra “debería” es una palabra negativa. “Debería” implica una pérdida. Es una forma de crítica, y es mejor no usarla en tu lenguaje cotidiano.

En lugar de enfadarte contigo  mismo por lo que deberías haber hecho en esa situación, céntrate en que tú tienes el poder para cambiar.

 

5. “Yo necesito…”

La palabra “necesito” crea una dependencia muy poco beneficiosa para ti.

La próxima vez que te oigas decir yo necesito, vuélvelo a pensar y reflexiona si realmente necesitas lo que estás diciendo. De no ser así, olvídate de ello para alejar cualquier negatividad de tu cerebro. 

 

6. Contestaciones pesimistas como “podría estar peor”

Muchas personas sienten la necesidad de usar esta expresión común sin pensar en lo que están diciendo. Esta expresión es muy negativa. ¿Por qué no decir algo positivo o por lo menos ser honesto? 

 

7. “Nunca”

La palabra “nunca” crea restricciones inmediatas en tu vida, además cuando dices esa palabra rara vez es un reflejo exacto de las opciones que están disponibles para ti.

Decir nunca, cierra tu mente a soluciones y crea límites innecesarios. Olvida esta palabra, y no la digas «nunca» 😉

 

7 cosas que debes comenzar a decir

 

1. “¡SÍ!”

Richard Branson (dueño del grupo Virgin Group) afirma que haber tomado una decisión consciente de decir “sí” a más cosas es uno de sus secretos para el éxito.

La próxima vez que tu instinto te haga decir no, trata de decir sí en su lugar. Abre tu mente a un mundo nuevo de posibilidades y verás como tu vida de repente se vuelve mucho más interesante.

 

2. “Soy afortunado / Estoy agradecido…”

Se ha comprobado que la gratitud puede aliviar los síntomas de la depresión y la infelicidad.

Antes de irte a dormir recuérdate a ti mismo 3 cosas cada día por las que estar agradecido y por lo afortunado que eres de tenerlo en tu vida. Esta es una buena manera de ir a la cama con pensamientos positivos en vez de estar despiertos por preocupaciones o temores.

 

Aquí podrás ver cómo ser agradecido aumenta tu Felicidad

 

3. “Yo puedo”

Piensa por un momento lo poderosas que son las palabras “yo puedo”, ahora compáralas con  “lo intentaré”. 

Al decir “yo puedo”, en realidad estás comprometiéndote a algo y sientes que tus objetivos son posiblesNo te preocupes demasiado acerca de si realmente puedes alcanzar o no tus objetivos, ten mentalidad para el éxito, no para el fracaso.

 

4. “¿Qué pasaría si…?”

Esta es una excelente opción a palabras como “nunca” o “imposible”.

En lugar de limitarte, “¿Qué pasaría si…?” crea una posibilidad. Te incita a que pienses una solución que te ayudará a resolver tus problemasLa próxima vez que sientas que una situación te agobia, trata de preguntarte “¿Qué pasaría si…?” Y ve qué soluciones te llegan a la mente.

 

5. Contestaciones positivas como “Estoy muy bien.”

En lugar de decir “Más o menos” o “No muy bien” cuando alguien te pregunta ¿Cómo estás?, prueba con un “Estoy muy bien, gracias”.

Si no estás teniendo un buen día, dilo pero con un giro positivo: “No estoy teniendo el mejor día pero estoy seguro de que mañana será mejor”.

 

6. Usa instrucciones positivas tales como “Debo recordar que…”

Si te digo: “No pienses en un elefante rosa”, en este mismo momento ¿Qué acabas de pensar? En un elefante rosa, ¿verdad? Así que en realidad estás pensando en la misma cosa que quieres evitar.

Esto puede ser muy peligroso cuando usas instrucciones tales como “no debo olvidarme de pagar hoy las facturas” porque todo tu cerebro escucha “olvida pagar las facturas”. Sin embargo al cambiar la frase en forma positiva obtendrás mejores resultados.

 

Si quieres recordar algo, entonces di que “debo recordar que tengo que pagar las factura”, en lugar de decir una frase con lo que no quieres hacer.

 

7. “Las cosas podrían ser peor…”

La próxima vez que te encuentres en una situación difícil, trata de visualizar el problema comparándolo con algo peor.

Esta es una manera de reducir al mínimo el tamaño de tus problemasAl poner las cosas en contexto, puedes tomar perspectiva y ver realmente si  tus problemas son tan graves, o no. 

 

El poder de las Palabras Positivas

 

Una de las claves para ser más Feliz y hacer más Felices a los demás consiste en ser conscientes de nuestra forma de expresarnos verbalmente y en hacerlo lo más positiva posible

 

Te pongo un ejemplo, si alguien te dice  «has hecho un buen trabajo”,  te sientes igual que si te dice «no está mal este trabajo”.

 

En el primer caso, seguramente sonreirás, y se lo agradecerás mientras que en el segundo, es probable, que no sonrías y te quedes un poco apagado, el contenido de lo que te ha dicho es el mismo,  pero las palabras que ha usado no lo son. 

 

La diferencia consiste en el impacto tan diferente que ‘bien’, ‘mal’ y ‘no’ tienen en tu mente, en tu cerebro

 

Esto no solo lo digo yo, si no que lo dicen también el Dr. en ética y filósofo Luis Castellanos; la pedagoga y máster en Neurociencia Cognitiva, Diana Yoldi; y el experto en formación de directivos, José Luis Hidalgo.

 

Yoldi, Castellanos e Hidalgo forman el equipo -junto con el profesor de Psicología Francisco Muñoz- de El Jardín de Junio, una consultoría de recursos humanos especializada en la neurociencia cognitiva aplicada a la empresa, autores del libro La Ciencia Del Lenguaje Positivo.

 

Los autores aseguran que las palabras tienen un gran poder en nuestro cerebro y determinan el rumbo de nuestro pensamiento, nuestra actitud ante la vida e incluso nuestra salud y longevidad, y están firmemente convencidos de que tienen magia, una magia que está avalada por investigaciones científicas.

 

La ciencia nos dice que podemos entrenar nuestro lenguaje y cambiar nuestra mente, un camino que se inicia con la toma de conciencia del lenguaje que utilizamos con nosotros y los demás, y prosigue con ejercicios y entrenamientos para construir el hábito de utilizar el lenguaje positivo en nuestra vida cotidiana Diana Yoldi

 

Las Palabras Positivas generan apertura, emociones positivas y sociales, facilitan la comunicación y las relaciones personales, mientras que las palabras negativas provocan emociones adversas y rechazo  Diana Yoldi

 

Una palabra mágica

Los expertos afirman que la palabra  MARAVILLOSO, es «mágica»:

 

Hay estudios científicos que muestran que quien escucha la palabra ‘maravilloso’ atiende mejor y con más intensidad y recuerda mejor  la información que va a continuación, por lo que es recomendable utilizar esa palabra si uno quiere que sus oyentes recuerden un contenido más fácilmente

 

9 Expresiones

 

¿Te ha pasado alguna vez que has dicho algo, con buena intención, y que la otra persona lo ha interpretado como una ofensa?  Cuando pasa esto te quedas con una sensación desagradable, y de haber metido la pata hasta el fondo. ¡Verdad!

 

¿Sabes por qué  pasa esto? Ocurre porque:

 

decimos las cosas sin ser conscientes de las sutiles implicaciones que llevan consigo. Entender estas implicaciones requiere Sensibilidad Social, es decir, la capacidad de darse cuenta de las emociones y las experiencias de los demás

 

La empresa de formación profesional y capacitación TalentSmart ha sometido a un test de inteligencia emocional a más de medio millón de personas y ha descubierto que la Sensibilidad Social es una habilidad de la que muchas personas carecen.

 

Carecemos de Sensibilidad Social porque nos centramos tanto en lo próximo que vamos a decir, y en cómo nos afecta lo que nos dicen a nosotros, que no nos fijamos en los demás

 

Las personas somos muy complejas. No puedes esperar comprender a alguien hasta que no centres toda tu atención en él.

 
Hay ciertas frases que las personas emocionalmente inteligentes intentan evitar.  Si pones estos sencillos cambios en practica notarás una mejora significativa en tus relaciones con los demás

 

1. «Parece que estás cansado»

Cuando una persona está cansada, no transmite una imagen atractiva precisamente, si tú le dices a una persona que parece que está cansado, estás siendo agresivo hacia esa persona. 

Prueba a preguntarle: «¿Estás bien?».  De esta manera, le das la oportunidad de abrirse y compartir como se siente, y percibirá en ti preocupación en lugar de agresividad.

 

2. «¡Has adelgazado muchísimo!»

Un comentario en principio bienintencionado, como un cumplido, puede percibirse como una crítica. Decirle a alguien que ha adelgazado muchísimo sugiere que antes estaba gordo.

En vez de eso, prueba a decir: «Te veo genial».  En lugar de comparar su físico actual con su físico anterior, simplemente estarías dedicándole un cumplido por su buen aspecto.

 

3. «Eras demasiado para…»

Cuando alguien termina una relación de cualquier tipo, ya sea personal o profesional, este comentario implica que la persona a la que te diriges eligió mal en un primer momento.

En vez de eso, prueba a decir: «¡Él/Ella  se lo pierde!». Así le proporcionarás apoyo y optimismo de una manera entusiasta y te alejas de la critica a su anterior elección.

 

4. «Tú siempre» o «tú nunca»

Estas frases generan una actitud defensiva en los demás y hacen que no les llegue tu mensaje, algo nada favorecedor, ya que lo más probable es que utilices estas frases cuando quieras tratar algún tema importante. Nadie hace siempre o no hace nunca algo.  

En vez de eso, simplemente limítate a señalar qué te ha molestado, céntrate en los hechos. Si la frecuencia con la que se producen este tipo de conductas se convierte en un problema mayor, siempre puedes decir: «Parece que haces esto a menudo» o «me he dado cuenta de que haces esto con bastante frecuencia».

 

5. «Estás genial para tu edad»

Utilizar «para» a modo de calificativo transmite condescendencia y grosería. A nadie le gusta que le digan que es «inteligente para ser hombre o mujer» o que «para ser tan mayor, estás en buena forma». A la gente lo que le gusta es simplemente ser inteligente y estar en forma.

En vez de eso, prueba a decir: «Te veo estupendamente». Los cumplidos no necesitan más calificativos.

 

6. «Como ya he dicho antes…»

A todos se nos olvidan cosas de vez en cuando.

Esta frase transmite que te sientes ofendido y molesto por tener que repetirte, y puede hacer que el receptor se sienta mal (ya que es alguien interesado en escuchar tu perspectiva). Que te muestres ofendido por tener que repetir algo que ya has dicho da a entender que te sientes inseguro o que te crees superior a los demás (o ambas cosas).

En vez de eso, prueba a transmitir el mensaje de una manera más clara o más interesante al repetirlo. De esta manera, la gente recordará lo que digas.

 

7. «Buena suerte»

Esta frase implica que la otra persona va a necesitar suerte para poder conseguir lo que se propone.

En vez de eso, prueba a decir: «Sé que podrás con todo». Esto es mejor que desear buena suerte porque sugiere que la otra persona tiene la capacidad necesaria para conseguir lo que se proponga, y estás ayudando a que aumente su confianza en sí misma.

 

8. «Me da igual» o «lo que tú quieras»

Aunque la pregunta que te hayan hecho te deje indiferente, a la persona que te ha preguntado le importa tu opinión (porque no te habría preguntado si no fuera así).

En vez de eso, prueba a decir: «No tengo ninguna preferencia en especial, pero para poder escoger la mejor opción podemos tener en cuenta… «. Al dar tu opinión (aunque no te decantes por una de las opciones), estás demostrando que te importa la persona que te está preguntando.

 

9. «Por lo menos yo nunca he …»

Utilizar esta frase es una manera agresiva de desviar la atención de un error que has cometido echándole en cara a la otra persona otro fallo, probablemente irrelevante, que cometió hace tiempo (y que ya deberías haberle perdonado).

En vez de eso, prueba a decir: «Lo siento». Reconocer tu error es la mejor forma de aportar racionalidad y calma a una discusión para que se solucionen las cosas. Admitir la culpa es una manera muy efectiva de evitar que la situación se agrave.

 

En las conversaciones del día a día, son los pequeños detalles los que marcan la diferencia. Pon en práctica estas sugerencias; te sorprenderá la aceptación tan positiva que recibirán

 

Ilusión, superación, fuerza, sonrisa, alegría, creatividad, libertad, agradecimiento, amor… Las Palabras Positivas propician la liberación de hormonas de la Felicidad. Y lo mejor: ¡puedes decirlas tantas veces como quieras!

 

Si utilizas Palabras Positivas ganarás en salud, ya que como has visto está demostrado científicamente la relación entre expresión en positivo y longevidad; en capacidad, para enfrentarte a las situaciones difíciles con energía; así como en creatividad y capacidad de adaptación.

 

Espero que este post te haya gustado, y si te ha ayudado a replantearte cómo es tu vocabulario y empezar a modificarlo a tu favor me encantará saberlo, anímate a dejarme un comentario.

Si crees que podría ser de utilidad para alguien más, te agradeceré que lo compartas.

 

¡Bienvenida Amiga, Bienvenido Amigo Online a este tu blog!

Mariví

¡Compártelo para Crear un Mundo Más Feliz, Mil Gracias! 🙂 Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Mariví Porras

Mariví Porras

Por encima de todo soy una buscadora innata de la Felicidad, tanto que lo he convertido en mi propósito de vida creando Tu Amiga Online, para ayudarte, y enseñarte a Crear la Vida que Deseas Vivir, a fortalecer tu autoestima siendo tu mejor amiga, tu mejor amigo, esa es la mejor manera que conozco para que seas feliz, que tengas una vida llena de ilusión, pasión y motivación.

Si te animas a embarcarte en este fascinante Viaje a tu felicidad, te acompañaré y guiaré hacia el destino final que nos llevará a Crear esa Vida que Deseas Vivir.

Eso es lo que nos llevará a ¡Crear Un Mundo Más Feliz Juntos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *. Todos los comentarios son moderados por mí.

Responsable » Mariví Porras
Finalidad » gestionar los comentarios que realizas en este blog.
Legitimación » tu consentimiento.
Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa (proveedor de hosting de Tu Amiga Online) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Webempresa.(https://www.webempresa.com/aviso-legal.html).
Derechos » podrás ejercer tus derechos de acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos enviándome un email a marivi@tuamigaonline.com.