Cómo el sesgo optimista te hace crear un mundo más feliz

Futuro Optimista

 

¡Bienvenida Amiga, Bienvenido Amigo Online a este tu blog!

 

Cuando esperas hacer algo bien te sientes motivado para hacerlo, ¡verdad! Te pones en acción, tienes compromiso y el resultado final es positivo, tu actitud te lleva a un optimismo con intencionalidad.

 

Si te pregunto ¿Tiendes a pensar que todo lo que te va a pasar en un futuro será mejor? ¿Qué me contestarías? Y si ¿Sabes que es el sesgo optimista? ¿Has oído hablar de él?

 

En este post vas a aprender qué es el sesgo optimista, podrás ver investigaciones que señalan que estamos programados para ser optimistas, estudios científicos que demuestran que tener perspectivas positivas y optimistas suele estar relacionado con una vida mejor y más feliz.

 

Los 8 principios del optimismo pragmático, del  escritor y divulgador Mark Stevenson para mejorar el mundo.

 

Elige siempre el futuro más optimista, si algo puede salir bien, va a salir bien

 

Futuro Optimista

 

Cada vez, más científicos sugieren que a los humanos nos domina la intuición y no tanto la razón, y que el cerebro se las arregla para hacernos creer que controlamos nuestras acciones, cuando en realidad no es exactamente así. Nos dejamos llevar por nuestros sesgos.

 

¿Qué es un sesgo en psicología?

 

Lo primero que tienes que tener claro es qué es un sesgo en psicología, es un efecto derivado de un error en el procesamiento de lo que percibes, es decir, es una orientación equivocada que te lleva a conclusiones erróneas sobre la realidad que te rodea, te apoyas en tu experiencia e intuición y no en la realidad.

 

Tu emoción cambia tu memoria, modifica tus recuerdos traumáticos y se encarga de construir escenarios de futuro. Lo que esperas del futuro es en parte un proceso construido y por tanto dependiente de tus emociones.

 

Si aceptas que tienes una capacidad limitada de percibir la realidad, conocer el grado de intensidad y el rumbo al que te arrastran los sesgos con los que vives, es clave para tu felicidad

 

Aprender a conocer con detalle tus sesgos, a cuestionarte la razón de tus primeras impresiones o de tus intuiciones, te dará esa paz y serenidad que buscas. Dedica un tiempo a reflexionar y a preguntarte por tus emociones y por tus pensamientos. Identificarás algunas limitaciones que te hacen ver la realidad a tu manera.

 

¿Qué es un sesgo optimista?

 

El sesgo optimista consiste en la tendencia que tienes a predecir resultados positivos, en tu futuro. Tiendes a pensar que los resultados serán mejores de lo que son en realidad, en parte por la memoria selectiva que te hace ver la vida desde ese sesgo.

 

El sesgo optimista te hace tener una vida mucho más feliz, siempre y cuando no lo lleves al extremo del optimismo irreal e ilusorio. Esto último es importante que lo tengas en cuenta, sesgo optimista y realista

 

 

¿Qué es un sesgo pesimista?

 

Es la tendencia, a la facilidad para observar primero los aspectos negativos de lo que te rodea. Te resulta tan natural que no te detienes un instante a valorar las consecuencias que tiene. Las creencias irracionales, los prejuicios, los estereotipos y emociones son las que te condicionan a ver el futuro con ese sesgo pesimista.

 

Muchas personas adoptan como absolutas, percepciones parciales de la realidad que a veces son impuestas por visiones de otros. Espero y deseo que no sea tu caso,  esto genera una espiral de pensamientos y emociones autolimitantes que acaba alejando a la persona de su realidad y por consiguiente de su felicidad

 

Sesgos hay muchos, en un futuro escribiré sobre ellos, en el post de hoy voy a centrarme en el sesgo optimista, y lo beneficioso que puede ser para ti y tu felicidad ver la vida desde este sesgo, ¡OJO! Siempre y cuando lo hagas desde la realidad, optimismo con intencionalidad,  te pones en acción, tienes compromiso y el resultado final es positivo. Como ves todo depende de ti y tu actitud, de tu sesgo optimista y no auto engañarte positivamente.

 

El Sesgo optimista cambia tu realidad y protege tu autoestima

 

Tu realidad

 

Cómo ya has visto y verás en este post, el ser humano tiene limitaciones al procesar la información, lo que en muchas ocasiones lleva a un análisis irreal de la misma.

 

Atribuyes tus éxitos a tus características personales, mientras que tiendes a justificar tus fracasos a causas externas. Quitas importancia a los errores, destacas los éxitos, y cuando todo sale mal tienes una facilidad innata para echar la culpa a causas externas. ¡Es o no verdad, lo que acabas de leer!

 

La predisposición al optimismo ha sido observada en muchos países diferentes, en culturas occidentales, en culturas no occidentales, en mujeres y hombres, en niños, en personas mayores. La realidad es que sin la predisposición al optimismo, estaríamos todos un poco deprimidos.

 

Las personas con depresión leve, no tienen una predisposición optimista cuando miran al futuro, son relativamente precisas en la predicción de acontecimientos futuros. En realidad son más realistas que las sanas. Sin embargo, las que sufren depresión severa tienden hacia el pesimismo. Por lo que esperan que el futuro sea peor de lo que resulta ser al final.

 

Las expectativas que tienes del mundo hacen que cambies la forma en que lo ves. Actúa como una profecía autocumplida. Experimentos controlados y diversos estudios han demostrado que el optimismo no está solo relacionado con el éxito, sino que favorece el éxito.

 

El optimismo cambia tu realidad. Las expectativas positivas mejoran tus probabilidades de supervivencia. Para avanzar tienes que ser capaz de imaginar realidades alternativas: algunas de ellas mejores que tu realidad actual, y tienes que creer que puedes lograr esas metas. El sesgo optimista puede ser en realidad  un mecanismo de protección a tu autoestima

 

La naturaleza optimista te ayuda a mejorar pero tienes que tener en cuenta que, el optimismo no realista puede llevarte a un comportamiento peligroso, de modo que conocer esta limitación de tu cerebro puede serte muy útil.

 

El Psicólogo y pionero de la Psicología Positiva  Martin Seligman,  afirma que por regla general, los optimistas suelen tener más éxito en la vida que los pesimistas.

 

Si crees que un contratiempo es permanente, como les ocurre a los pesimistas, ¿intentarás cambiarlo? Las explicaciones pesimistas tienden a hacernos sentir derrotados, por lo que es probable que no llevemos a cabo ninguna acción constructiva.

 

Mientras que las explicaciones optimistas hacen que sea mucho más probable que actúes, porque los contratiempos los consideras temporales. De ahí que en ambos casos, las proyecciones sobre el futuro se conviertan en una profecía que se cumple

 

En estos tres puntos vas a comprobar por ti mismo que tener un sesgo optimista es mejor que tenerle pesimista…

 

1.- Las personas con altas expectativas, personas optimistas, siempre se sienten mejor

 

Las emociones asociadas a un evento dependen de la percepción que tenemos sobre dicho evento.

 

Parece claro que cuando las cosas le salen bien a un optimista, atribuye dicho éxito a sus propias cualidades. Cuando fracasa parece que atribuye las razones a factores externos, fuera de su control.

 

Los pesimistas hacen exactamente lo contrario, cuando algo les sale bien lo atribuyen a factores externos, fuera de su control,  y cuando algo les sale mal es lo «normal» para ellos, lo que les lleva a sentirse peor.

 

2.- La anticipación nos hace felices, independientemente del resultado final

 

Disfrutamos anticipando un escenario optimista y por lo tanto mejor. Esta es la razón por la que la mayoría de las personas prefiere los viernes a los domingos, a pesar de que el viernes es laboral y el domingo festivo.

 

3.- El optimismo además conduce a una mejor realidad objetiva

 

Además de darnos una mejor percepción personal, y una mejor experiencia anticipatoria. Es la buena profecía autocumplida.

 

Parece que el optimismo está relacionado con más éxito social, deportivo o académico, mejores relaciones, mayor éxito profesional, etc. Incluso la salud mejora porque el estrés y la ansiedad se reducen, junto con todas sus consecuencias negativas.

 

El ser optimista te ayuda a ser feliz, pero sin control, también te puede suponer un gravísimo problema. El 80% de la población es optimista. Por lo que si estás dentro de ese porcentaje simplemente, tienes que ser consciente de que  “debes entender que tu cerebro también tiene fallos, pero que eso no es excusa para tus actos. Conocer cómo funcionan tus neuronas y los errores que tienden a cometer te puede ayudar a compensarlos o repararlos

 

El Psicólogo y divulgador Gary Marcus dice que “Se trata, pues, de que estemos en alerta, de que no nos dejemos cegar por la ilusión

 

Estás programado para ser optimista

 

Programado para ser Optimista

 

El avance de la tecnología, en concreto de las técnicas de imagen cerebral, que permiten monitorizar la actividad de nuestras neuronas, afirma que estamos programados para ser optimistas.

 

En los últimos años, numerosas investigaciones han conseguido reunir evidencia científica que señala que estamos programados para ser optimistas

 

De hecho, han visto que cuando pensamos en el futuro, nuestras neuronas codifican de forma eficiente toda aquella información positiva y, por el contrario, desechan la negativa.

 

Por eso, si  en las noticias dicen que aumentará el paro tú no pensarás que vas a perder tu trabajo, y si te cuentan una historia de éxito como la de Amancio Ortega, quien tuvo que dejar  los estudios a los 12 años para ponerse a trabajar en una camisería,  que fue el  creador y fundador de  Zara e Inditex,  lo que le ha hecho ser el hombre más rico de España y el tercero del mundo, fantasearás con que algo parecido pueda ocurrirte a ti.  ¡verdad!

 

La neurocientífica Elizabeth Phelps, del departamento de Psicología de la Universidad de Harvard, intrigada por este comportamiento un tanto iluso del cerebro. Y junto a Tali Sharot, entonces una estudiante posdoctoral, hoy en día Tali Sharot es una experta reconocida sobre este tema, decidió llevar a cabo una serie de experimentos para entender un poco mejor el sesgo optimista.

 

Pidieron a un grupo de voluntarios que imaginaran posibles futuros, como por ejemplo el final de una relación amorosa o que ganaban un premio. Y emplearon técnicas de resonancia magnética para examinar qué ocurría en sus cerebros mientras recreaban esos escenarios

 

Phelps y Sharot vieron que cuando pensaban en hechos positivos se activaba la corteza cingulada anterior y la amígdala, dos áreas cerebrales estrechamente relacionadas con el procesamiento de las emociones.

 

Estas regiones eran muy activas en las personas sumamente optimistas. La corteza cingulada, en las personas sanas, se encarga de regular la información emocional y autobiográfica para generar una visión positiva del futuro. Y la amígdala, aumenta el flujo de emociones positivas y asociaciones

 

Cuanto más optimista es una persona, vieron que más actividad se registraba en estas áreas del cerebro, mientras que en los individuos deprimidos, esas regiones cerebrales presentaban problemas de funcionamiento

 

Además, este equipo de investigadores se percató de que las personas eran capaces de imaginar con mayor precisión y de forma más vívida un futuro positivo y esperanzador que, en cambio, un escenario negativo

 

Cambiando la realidad, las expectativas que tienes sobre un determinado hecho pueden alterar tus actuaciones y por tanto, lo que pase en el futuro. No es que tu optimismo transforme la realidad, pero sí la forma en que la percibes y eso puede repercutir en ella

 

Imagínate que te despiden, si eso ocurre, en lugar de deprimirte y regodearte en qué mala suerte tienes, si lo ves con un sesgo optimista lo asumes como una forma de encontrar otro trabajo que te gustará más, como una oportunidad de cambiar para mejor; reinterpretando las cosas negativas de forma positiva, estás cambiando tu realidad.

 

Cómo la ciencia define el sesgo optimista o autoengaño positivo

 

Sesgo Optimista

 

La ciencia lleva años investigando si los mensajes optimistas sirven de algo. La neurocientífica Tali Sharot, profesora de psicología experimental en University College London, estudia desde hace tiempo este fenómeno, y asegura  que tener perspectivas positivas suele estar relacionado con una vida mejor.

 

En el libro The Optimism Bias: A Tour of the Irrationally Positive Brain (El sesgo optimista: un viaje por el cerebro irracionalmente positivo), Tali Sharot cita un experimento científico realizado con un grupo de estudiantes.

 

Se les pidió que realizaran un test mientras se escaneaba su actividad cerebral. A algunos de ellos se les estimuló diciéndoles que eran muy inteligentes, mientras que a otros, menos afortunados, se les dijeron las palabras estúpido e ignorante. Los que habían sido expuestos a mensajes positivos obtuvieron mejores resultados que aquellos que habían recibido mensajes negativos

 

Además, ambos grupos respondieron de manera distinta a los errores:

 

Los que habían recibido una palabra positiva, al cometer un error el cerebro registraba actividad en la parte media anterior del córtex prefrontal, la región implicada en la autorreflexión y el recuerdo. En cambio, los cerebros de los otros estudiantes no registraban actividad ninguna después del fallo.

 

Es como si su cerebro, después de los resultados negativos, tirara la toalla y no esperara hacerlo bien. Esa actitud impide que aprenda y mejore, mientras que los optimistas sí lo hacen

 

El  sesgo optimista o autoengaño positivo, es una parte vital para ser feliz

 

En 1988 los psicólogos Shelley Taylor  y Jonathon Brown publicaron un estudio afirmando que el autoengaño positivo o sesgo optimista, es una parte vital y beneficiosa en la vida de casi todo el mundo.

 

Resulta que las personas solemos mentirnos sobre tres cosas:

 

1ª Nos vemos a nosotros mismos de forma desmesuradamente positiva

2ª Nos creemos que tenemos mucho mayor control sobre nuestras vidas del que en realidad tenemos

3ª Creemos que el futuro será mucho mejor de lo que las evidencias del presente pueden justificar

 

La neurociencia ha demostrado que el ser humano tiene un sentido optimista del yo y una tendencia generalizada a esperar lo mejor, incluso con los indicios en contra. Un truco del cerebro que te ayuda a ganar confianza al realizar tareas complejas, pero que a su vez puede llevarte a infravalorar los riesgos a los que te enfrentas.

 

Muchas personas denominan este sesgo, como ver la vida con «gafas de color rosa»,  siguiendo con los estudios cientificos aquí puedes ver algunos ejemplo en los que se confirma que las personas tendemos a vernos a nosotros mismos a través de esas «gafas de color rosa»

 

  • El 90% de los estudiantes se consideran a sí mismos más inteligentes que el estudiante promedio y consideran que sus aptitudes están por encima de la media (los más incompetentes son además los más propensos a sobreestimar sus habilidades).

 

  • Si hablamos de capacidad de liderazgo, el 70% de los alumnos se ponen por encima de la media. En la capacidad de llevarse bien con los demás, el 85% cree estar por encima del promedio. El 25% piensa que forma parte del privilegiado 1% con mayores aptitudes.

 

  • El 94% de los profesores considera que está por encima de la media de sus compañeros, y el 68% considera que es mejor que 3 de cada 4 compañeros de profesión.

 

  • En la empresa privada la situación no varía: el 32% de los empleados de una destacada compañía de software considera que su desempeño es mejor que el de 19 de cada 20 de sus colegas.

 

  • El 93% de los conductores cree que sus habilidades para conducir son superiores a las del promedio, mientras el 88% opina que lo hace de forma más segura que la mayoría. Es un fenómeno internacional y que se da en todas las edades, tanto en conductores noveles como en conductores mayores de 65 años.

 

  • Irónicamente, el 92% de la gente se ve a sí misma como menos susceptible a las distorsiones y sesgos cognitivos.

 

Como ves tenemos una opinión de nosotros mismos bastante optimista, cosa que es buena para nuestra autoestima, pero como ya te he comentado tienes que ser realista y optimista inteligente.

 

Cómo el Optimismo crea un mundo mejor, y más feliz

 

El Optimismo crea un Mundo Feliz

 

El escritor y divulgador Mark Stevenson afirma que el optimismo en una obligación moral en la actualidad, ya que a pesar de que vivimos una crisis  económica y de valores, si no estamos preparados para imaginar un mundo mejor estaremos condenados a vivir en un mundo todavía peor.

 

Stevenson insiste en que la hipocresía es la norma cultural del momento; no obstante debemos hacer un esfuerzo y tratar de establecer una corriente de pensamiento basada en el optimismo ambicioso. Cree firmemente que en este siglo se nos juzgará por nuestras creaciones y no por nuestras posesiones

 

Tras estudiar miles de casos de personas que habían alcanzado metas significativas, estableció los 8 principios del optimismo pragmático haciéndose esta pregunta «¿cómo consiguen algunas personas hacer cosas buenas en un mundo en constante cambio?». Stevenson, pudo comprobar que había un patrón que se repetía y de ese modo estableció estos 8 principios:

 

Los 8 principios del optimismo pragmático de Mark Stevenson

 

1.- Tienes que estar preparado para soñar con el futuro.

 

2.- Todas las personas que consiguen hacer cosas buenas y significativas están comprometidas con un proyecto que va más allá de ellas mismas.

 

3.- Hay que abrirse a la evidencia y basarse en los hechos objetivos. Debes adoptar una forma de pensamiento más científica. Por ejemplo, un ingeniero realiza la construcción de una estructura partiendo de una realidad objetiva; es por ese motivo por el cual la ciencia va avanzando y mejorando. Por el contrario un político parte desde una ideología de izquierdas o de derechas, negándose la mayor parte del tiempo a ver la realidad tal como es. ¡Debes pensar como los ingenieros!

 

4.- Las ideas debes compartirlas en lugar de protegerlas. Cuando las ideas se comparten se concede poder a las personas en lugar de ejercerlo sobre ellas.

 

5.- No pasa nada si te equivocas. Lo irresponsable es no intentarlo. Para los optimistas pragmáticos el error forma parte del camino. De hecho lo consideran una de las mejores estrategias para poder avanzar. Para otros el error es catastrófico y esta forma de pensar les hace vivir estancados.

 

El empresario estadounidense y filósofo Seth Godin afirma que «la mejor manera de empezar a avanzar es tomar el camino equivocado». Debes recordar que la mejor manera de no mejorar el mundo es no hacer nada por miedo a equivocarte.

 

6.- Eres lo que haces, y no lo que tienes intención de hacer. Eres lo que haces y lo que sientes, no lo que imaginas. Haz un pequeño ejercicio de reflexión y piensa cómo sueles actuar y sentirte últimamente, eso te dará una pista muy importante sobre el tipo de persona que eres.

 

7.- Trata de evitar un pensamiento cínico. El cinismo refleja una falta de ambición por mejorar las cosas y demuestra una creencia imperante de que no se puede o no vale la pena cambiar nada. Es la excusa perfecta para dar paso a la pereza y al estancamiento personal, ya que si piensas que no puedes cambiar nada… ¿para qué vas a intentarlo?

 

8.-Cuando te embarques en un proyecto importante, plantéatelo como un torneo muy largo. Es fundamental saber prolongar la recompensa en el tiempo. Además deberás tener presente que es posible que pierdas nueve batallas de cada diez. Pero si eres persistente y no desistes acabarás saboreando las mieles del éxito..

 

¿Qué te han parecido estos principios? No es tan difícil ponerlos en práctica ¡verdad! Si todos ponemos de nuestra parte y somos optimistas este mundo será mucho más feliz 🙂

 

Aquí te dejo esta interesante entrevista que Elsa Punset hizo a Mark Stevenson, donde hablan sobre estos 8 principios optimisas y muchas cosas más para Crear entre todos un Mundo Mejor y Más Feliz. 

 

 
Como ya has visto por aquí, los humanos somos optimistas por naturaleza, gozamos de un cerebro positivo irracional. Es una cuestión de supervivencia, creer en un futuro mejor te predispone a estar más sano, a esforzarte más, a perseguir metas con mayor perseverancia, a poner más empeño en tus proyectos. Resumiendo, a ser una persona más feliz con tu vida

 

La ciencia ya ha demostrado que cultivar tus fortalezas personales, así como disfrutar de experiencias que te generen emociones positivas te ponen en el camino de la felicidad. Yo lo tengo claro, mi sesgo es optimista realista. ¿Cuál es el tuyo?

 
 
Espero que este post te haya parecido interesante, si crees que podría gustar y ser de utilidad para alguien más, te animo e invito a que lo compartas, mi sesgo optimista me dice que así lo harás 🙂 gracias compartirlo y por estar ahí leyéndome.

 

¡Bienvenida Amiga, Bienvenido Amigo Online a este tu blog!

Mariví

¡Compártelo para Crear un Mundo Más Feliz, Mil Gracias! 🙂 Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Mariví Porras

Mariví Porras

Por encima de todo soy una buscadora innata de la Felicidad, tanto que lo he convertido en mi propósito de vida creando Tu Amiga Online, para ayudarte, y enseñarte a Crear la Vida que Deseas Vivir, a fortalecer tu autoestima siendo tu mejor amiga, tu mejor amigo, esa es la mejor manera que conozco para que seas feliz, que tengas una vida llena de ilusión, pasión y motivación.

Si te animas a embarcarte en este fascinante Viaje a tu felicidad, te acompañaré y guiaré hacia el destino final que nos llevará a Crear esa Vida que Deseas Vivir.

Eso es lo que nos llevará a ¡Crear Un Mundo Más Feliz Juntos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *. Todos los comentarios son moderados por mí.

Responsable » Mariví Porras
Finalidad » gestionar los comentarios que realizas en este blog.
Legitimación » tu consentimiento.
Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa (proveedor de hosting de Tu Amiga Online) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Webempresa.(https://www.webempresa.com/aviso-legal.html).
Derechos » podrás ejercer tus derechos de acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos enviándome un email a marivi@tuamigaonline.com.