Aprender a aceptar, te hará ser y estar más feliz

cuando eres feliz, que estabas haciendo

 

¡Bienvenida Amiga, Bienvenido Amigo Online a este tu blog!

 

¿Eres feliz con tu vida? ¿Aceptas las circunstancias que estás viviendo actualmente sin resistirte a ellas, o sientes que es injusto lo que estás viviendo?

 

No esperes que las cosas sean diferentes a cómo son. No esperes que los demás sean diferentes a cómo son. De hecho, no esperes nada. Abraza lo que sucede tal como es. La aceptación es el pincel con el que pintar una vida pacífica.

 

Acéptate tal como eres. Acepta a los demás tal como son. Acepta la vida tal como es. E incluso acepta que no te acepten. Aceptar no quiere decir resignarse, ser indiferente o poner la otra mejilla. Más bien significa comprender la razón de ser que mueve a las personas y a la vida a ser como son en cada momento.

 

Quien aprende a aceptar, aprende a fluir. Y quien fluye… ¡Madre mía! No hay palabras para explicar lo que sucede entonces…

 

Esto que acabas de leer está extraído de un texto de Borja Vilaseca, y comienzo el post de hoy con él, porque refleja de una manera muy sencilla y directa de lo que voy a hablarte a continuación, la importancia de la aceptación para ser y estar feliz con tu vida.  

 

Aceptar no es fácil, pero todos tus esfuerzos por ser feliz pueden quedar en nada si no aprendes a aceptar. Acepta tus limitaciones, acepta que no se te da bien aceptar y trabaja la aceptación desde ya

 

El Psicólogo Tal Ben-Shahar conocido por su trabajo en el desarrollo de la Psicología Positiva, técnicas de liderazgo y como el profesor de la felicidad, asegura que:

  

Aceptar la vida tal y como es te liberará del miedo al fracaso y de unas expectativas perfeccionistas

 

Resistirte al cambio

 

El presente es todo lo que está sucediendo en este momento, es decir, ¡lo que es, es! El origen de tu  sufrimiento es por la resistencia que tienes al presente, sigue leyendo y te explico el por qué, si no eres feliz, en el momento en que tú aceptas esa infelicidad, se transforma en paz interior.

 

Tienes que aprender  a entender que por mucho que trabajes la felicidad habrá días en los que no se cumplan tus expectativas, que la felicidad es una actitud que debes mantener pese a que haya cosas que no te gusten y, que tendrás que aceptar lo que pase en tu vida, porque no va a pasar de otra forma

 

Antes de seguir, me gustaría aclarar que “aceptación”, no es resignación

 

  • Resignarse, según la R.A.E. (Real Academia Española), significa: entrega voluntaria que alguien hace de sí poniéndose en las manos y voluntad de otra persona. Renuncia de un beneficio, conformidad, tolerancia y paciencia en las adversidades. 

 

Cuando te resignas no te sientes mejor ni sientes que haya un beneficio para ti hacerlo. Al resignarte pierdes la capacidad de poder cambiar aquellas cosas, o pequeños detalles que te ayudan a encontrarte mejor. Como ves resignarse tiene una connotación negativa para la persona que lo hace.

 

  • Aceptación, según la R.A.E. significa; Acción y efecto de aceptar, (recibir voluntariamente o sin oposición lo que se da, ofrece) Aprobación, aplauso…, esta actitud te ayudará a mantener y reforzar tu salud mental en los momentos críticos y en las adversidades. 

 

Kabat Zinn, profesor de medicina, fundador y director de la Clínica para la reducción del estrés en la Universidad de Massachusetts afirma que, la aceptación no tiene nada que ver con la resignación.

 

La aceptación de las cosas tal y como son, muy al contrario, requiere una fortaleza y una motivación extraordinarias (especialmente cuando no nos gusten) y una disposición a trabajar sabia y eficazmente como mejor podamos con las circunstancias en las que nos encontremos y con los recursos, tanto internos como externos, de que dispongamos para mitigar, curar, reorientar y cambiar las cosas que podamos cambiar

 

Por qué la sociedad no te ha enseñado a aceptar

 

No te han enseñado a aceptar

 

La educación que has recibido te enseña a ser sumiso, te enseña a hacer y ser lo que no quieres, lo que otros esperan de ti.

 

Por eso en muchos momentos de tu vida,  te sientes insatisfecho y vacío sin saber a dónde ir ni qué camino tomar para encontrar eso que sabes que te hace falta pero que no conoces. Y esas pocas ocasiones en que haces y eres lo que realmente quieres tu cerebro se revela, te genera culpa, porque le enseñaron a hacer lo que debes, porque está programado para hacer algo diferente, para complacer a otros. Por eso aparece la insatisfacción.

 

Debes aprender a reprogramar tu cerebro, enseñarlo a pensar diferente, para que tus actos te conduzcan a la felicidad y la libertad, sin cargas ni resentimientos. Mientras no te liberes sentirás culpa por hacer lo que quieres y sabotearás tu propia felicidad.

 

Necesitas aprender a sentirte satisfecho contigo mismo, con lo que eres, porque es así como podrás encontrar felicidad en lo que haces

 

Cuando tienes la posibilidad de expresarte con tranquilidad, cuando conectas con el otro, te sientes feliz, ¡verdad! ¿Pero cómo te sientes cuando aparentas, cuando tienes que medir lo que dices o haces? No muy feliz ¡cierto! Entonces,  puedo decir sin equivocarme que; tu felicidad la logras cuando llegas a ser quien realmente eres sin máscaras, liberándote de los prejuicios de los debería. Cuando dejas de intentar complacer a otros, cuando te complaces a ti mismo.

 

Albert Ellis, uno de los Psicólogos más influyentes e importantes del siglo XX , conocido especialmente por ser el creador de la Terapia Racional Emotivadecía que:

 

las personas sanas se alegran de estar vivas y se aceptan a sí mismas simplemente por el hecho de vivir y tener la capacidad de divertirse.

 

Rechazan la idea de medir lo que valen por sus logros externos y por lo que los demás piensan. Han elegido aceptarse así mismas incondicionalmente, e intentar no evaluarse.

 

Prefieren divertirse más que ponerse a prueba. Dentro de este enfoque la autoexigencia desmedida, lejos de motivarte para la evolución, en muchas ocasiones, te deprime y bloquea, alejándote del disfrute y el aprendizaje

 

Es posible cambiar, qué nadie te diga lo contrario

 

Hasta el año 1998 se pensaba que cambiar no era posible, que nuestro cerebro es el que es y ya está. Gracias a la neurociencia sabemos que tu cerebro sí puede cambiar y que puedes aprender cosas nuevas a cualquier edad.

 

Todo cambio empieza en ti. No es fácil aceptar los cambios, pero elegir el camino de la aceptación ante los cambios te ayudará a vivir en armonía, a afrontar con mayor entereza cuantos problemas se te presenten en la vida, y a mantener tu bienestar y paz interior

 

Aferrarse a todo aquello que amas forma parte de tu naturaleza y no es fácil tener siempre presente que ninguna situación permanecerá en el tiempo.  Aprende a ser consciente de lo que te está pasando, y que cuanto antes interiorices el hecho de que nada permanece, que está todo en constante movimiento tu vida será mucho más placentera.

 

¿Cuál de estas dos opciones prefieres?

 

1.- Luchar y resistirte inútilmente a aceptar lo que está pasando, y vivir infeliz con esa lucha y resistencia.

 

2.-Abrazar el cambio y relajar tu mente, que poco a poco encontrará la paz y felicidad que estás buscando a través de esa aceptación.

 

Con frecuencia, detrás del miedo a los cambios existe una falta de confianza en ti mismo que te hace pensar que dependes de objetos materiales o de personas para poder vivir en plenitud. Estos miedos, lo que te conducen a menudo es a situaciones indeseadas, como relaciones destructivas, dependencias, adicciones, o a permanecer bloqueado y estancado, sin atreverte a emprender nuevos caminos.

 

Estar abierto al cambio y abrazarle te abre a nuevas oportunidades, a crecer, a aprender,vivir experiencias únicas. Si dejas de aferrarte a lo que tienes y empiezas a soltar, a dejar ir, descubrirás que, en realidad, no necesitas tantas cosas que, crees fundamentales para ser feliz.

 

Aprender a afrontar y aceptar las perdidas en muchas ocasiones se convierte en  aprendizajes vitales, que te hacen más fuerte y te impulsan a crecer

 

Cuando pierdes a alguien que forma parte importante de tu vida, el dolor puede ser tan fuerte que pienses que jamás pasará.

 

El sufrimiento de las pérdidas cuando muere un ser querido, o cuando una relación acaba, es natural y no se debe huir de él ni negarlo. La clave está en experimentarlo con consciencia para después, poco a poco, dejarlo ir, aprender a aceptar y a reconocer que por mucho que te cueste creerlo el paso del tiempo te curará las heridas 

 

Las emociones cambian en tu interior de manera constante, por ello no es posible que un mismo estado emocional se mantenga sin transformarse. Las situaciones dolorosas, además, se convierten en muchas ocasiones en aprendizajes vitales que te hacen más fuerte y te impulsan a crecer.  

 

Aceptar para ser feliz

 

Aceptar significa entender qué tu realidad es la que es, no significa tirar la toalla, ni resignarse como ya te he comentado al principio de este post. 

 

La Psicóloga y escritora Patricia Ramirez Loeffler en este vídeo te da 10 consejos para que aprendas  a ACEPTAR la parte injusta de la vida, y aquellas preocupaciones que no dependen de ti.

 

 

Como has visto en el vídeo, el dolor es inevitable, pero nadie te obliga a sufrir. El sufrimiento se debe enteramente al apego o a la resistencia que tienes a aceptar lo que te está pasando; es un signo de tu renuncia a fluir con la vida. Tu vida debería estar libre de sufrimiento, ¡ojo! no de dolor.

 

¿Cuándo te has sentido feliz, qué estabas haciendo?

 

Antes de saber qué es lo que estás buscando en tus recuerdos, te voy a preguntar si alguna vez te has sentido feliz, probablemente me contestes que sí ¡Verdad! Estás seguro que has sido feliz o más bien te sentías contento o alegre…

 

Me explico; 

 

Hay una  diferencia entre estar feliz y estar contento o alegre.

 

La alegría es una emoción y como tal es algo pasajero. Una emoción te surge cuando se produce un evento interno o externo significativo para ti. En el caso de la alegría, sería algo agradable. Por ejemplo “me siento alegre cuando estoy leyendo”, pero al terminar de leer se acaba esa sensación de alegría y placer

 

La felicidad por el contrario es constante. Es un estado de plenitud en todos los aspectos de tu vidaes apreciar lo que ya has conseguido, lo que  tienes. Tú eres quien toma la decisión de sentirte bien por lo que tienes, de estar agradecido con todo lo que el Universo te ha dado, de entender que estás en el lugar y en el momento que te corresponde, de aceptarte a ti mismo. La felicidad es algo permanente en el tiempo, tu estado habitual. 

 

Y ahora que ya sabes cuál es la diferencia entre estar feliz, y estar alegre, te vuelvo a preguntar  ¿Alguna vez te has sentido feliz? Si has contestado que sí, haz memoria y dime ¿Qué estabas haciendo cuando te sentiste feliz?

 

Tu felicidad llegará cuando aprendas a aceptar

 

cuando eres feliz, que estabas haciendo

 

Observa que cosas en tu vida no aceptas y toma la decisión de dejar de luchar contra ellas. Observa como tu mente es la que juzga y evalúa de manera compulsiva todos los acontecimientos, tanto internos como externos.

 

Pregúntate ¿qué estoy sintiendo en este momento?  Cuando te haces esta pregunta, obligas a tu atención a enfocarse en tu mundo interno, en tus emociones, sentimientos. Una vez allí, quédate el tiempo que sea necesario hasta que te sientas tranquilo.

 

Debes aprender a controlar tu atención. Si tú no tienes control alguno sobre ella, puede llevarte a la infelicidad constantemente.

 

Se trata de no estar distraído. Debes permanecer siempre alerta y despierto. En ese estado despierto no hay lugar para el sufrimiento de ninguna clase, porque tú te anticipas a tu mente. Estás antes.

 

Tú eres el observador y no te involucras en sus innumerables candados, recuerdos, expectativas, juicios, argumentos, culpas, miedos, en esa vocecita que busca constantemente alejarte de tu felicidad

 

En el momento en que tú te distraes, comienzan todos tus problemasDebes aprender a dirigir conscientemente tu atención, y no permitir que ella funcione de manera automática.

 

Toma plena conciencia de que lo que te genera el sufrimiento es la misma lucha, y no aquello de lo que te quieres liberar o cambiar. Deja que todo sea como tiene que ser

 

Aprende a aceptar que los problemas no existen, que lo que ahora piensas que  es un problema para ti, dentro de un tiempo se transformará en un aprendizaje de crecimiento y evolución. Agradecerás que te haya sucedido. Gracias a él, te habrás convertido en una persona más fuerte, más madura y más sabia.

 

Recuerda que el dolor es un maestro y no un enemigo. A mayor dolor, mayor crecimiento. Hago hincapié en el dolor, que es inevitable, y no en el sufrimiento 😉 que es opcional

 

Cuando hay aceptación tu felicidad va creciendo y estando en profunda paz y serenidad

 

Acepta en cualquier circunstancia

 

Cualquiera que sea la situación, si resulta aceptable “asumes que, aquí y ahora, lo que es, es”, es placentera; si no es aceptable, “lo que es aquí y ahora, no debería ser”, es dolorosa.

 

Si no aceptas tu trabajo, no aceptas la actitud de una persona cercana, como has visto en el post de hoy en el momento en que dejes de pelearte contigo mismo,  que aceptes que no tienes que forzar las cosas, que lo que es, es, comenzarás a relajarte, y el conflicto terminará. A través de la aceptación, te liberas de todo el dolor que te estás provocando a ti mismo, de manera inmediata

 

No esperes que las cosas sean de una manera; tómalas tal cual son. Haz de esto un hábito. Tú no eres quién para juzgar qué tiene que suceder y qué no. Eso déjaselo a la vida, al Universo. Hay un orden natural y un equilibrio perfecto donde todo se ve mucho más allá de lo que tus ojos te permiten ver.

 

Ya has visto que la felicidad consiste en no luchar, en no resistirte, sino en dejar que las cosas fluyan , en autoaceptarte, amarte de manera incondicional a ti mismo tal y como eres. Aceptar a los demás como son, aunque no te guste como actúan; y aceptando lo que la vida, te depare. Sea lo que sea que te pase, dale la bienvenida

 

No importa qué tú comprendas o no comprendas lo que te esté pasando, que estés o no de acuerdo. Cuando aceptas, la mente se relaja, está en paz, no existe positivo o negativo, no hay conflicto, solo silencio y tranquilidad. 

 

Con este post he buscado enseñarte la importancia de aceptar lo que estás viviendo en cada momento de tu vida,  para ser y estar feliz, espero y deseo haberlo conseguido, si te ha gustado, sido de utilidad y crees que podría serlo para alguien más, te animo a que lo compartas, y te agradezco que lo hagas. 

 

¡Bienvenida Amiga, Bienvenido Amigo Online a este tu blog!

Mariví

¡Compártelo para Crear un Mundo Más Feliz, Mil Gracias! 🙂 Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Mariví Porras

Mariví Porras

Por encima de todo soy una buscadora innata de la Felicidad, tanto que lo he convertido en mi propósito de vida creando Tu Amiga Online, para ayudarte, y enseñarte a Crear la Vida que Deseas Vivir, a fortalecer tu autoestima siendo tu mejor amiga, tu mejor amigo, esa es la mejor manera que conozco para que seas feliz, que tengas una vida llena de ilusión, pasión y motivación.

Si te animas a embarcarte en este fascinante Viaje a tu felicidad, te acompañaré y guiaré hacia el destino final que nos llevará a Crear esa Vida que Deseas Vivir.

Eso es lo que nos llevará a ¡Crear Un Mundo Más Feliz Juntos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *. Todos los comentarios son moderados por mí.

Responsable » Mariví Porras
Finalidad » gestionar los comentarios que realizas en este blog.
Legitimación » tu consentimiento.
Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa (proveedor de hosting de Tu Amiga Online) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Webempresa.(https://www.webempresa.com/aviso-legal.html).
Derechos » podrás ejercer tus derechos de acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos enviándome un email a marivi@tuamigaonline.com.