Tu felicidad aumentará, si te alejas de ciertas amistades

Sé feliz contigo mismo

 

¡Bienvenida Amiga, Bienvenido Amigo Online a este tu blog! 

 

Parece que cuando llegan las navidades, todos volvemos a ser amigos y estamos encantados con las relaciones que tenemos en nuestra vida, y aunque no sepamos nada de la otra persona durante todo el año, ¿cómo no voy a felicitarle las fiestas y desearle todo lo mejor para el nuevo año?

 

¿Te pasa a ti?  A mi cada vez me pasa menos, he aprendido que el desapego le da felicidad y tranquilidad a mi vida, y que si no hay conexión con la persona no tengo esa necesidad que la sociedad “impone” como norma. Si felicito a alguien lo hago porque realmente me apetece hacerlo, y no como una obligación.

 

Esto que te cuento cada vez le está pasando a más personas, y se sienten liberadas cuando son conscientes que las amistades al igual que las parejas tienen en muchos casos un ciclo de vida, bien porque esa relación se ha desgastado, o aun peor, porque se ha vuelto poco sana para ellas

 

¿Eres una de esas personas? ¿O eres de las que te cuesta desprenderte  de aquellas relaciones que ya no aportan nada a tu vida? ¿Por qué a veces mantienes una amistad aunque, sabes que no te aporta nada y no tiene ningún sentido hacerlo? ¿Por qué te cuesta tanto aceptar que esa persona dejó de ser parte de tu vida hace tiempo?

 

Sigue leyendo que en el post de hoy, te doy respuestas a estas y otras preguntas, y aprenderás que desapegarte cuando no eres feliz con una relación de amistad es clave para tu felicidad

 

Amistades sin obligaciones

 

Conservar amigos compulsivamente puede ser causa de tu infelicidad, empieza a valorar con quién merece la pena realmente pasar tu tiempo e invertir tu energía.

 

Si prefieres cantidad a calidad en tu relación de amistad, tengo que decirte que este post no es para ti 😉 si por el contrario valoras la calidad de tus amistades por encima del número que sean, estás en el sitio indicado

 

A medida que vas creciendo, te vas dando cuenta que tu lista de amigos comienza a reducirse. No te asustes, es normal. No es porque seas antisocial o mal amigo, sino porque tus prioridades y exigencias cambian, tienes menos tiempo y prefieres utilizarlo en quienes de verdad aportan valor en tu vida

 

Ciertas relaciones de amistad  te condicionan para ser feliz

 

Ciertas relaciones de Amistad

 

Quizá leyendo esto pienses que una amistad es para siempre, y que el tener en tu vida a personas que no te aporten nada no es perjudicial para ti, puede que sea así, pero déjame recordarte que somos el promedio de las 5 personas con la que más nos relacionamos. Si tienes en tu vida a personas con las que no puedes ser tú, por los motivos que sean, valora si realmente eres feliz conteniendo tu personalidad y buscando complacer al otro por que sí.

 

Cuando te resistes a lo que sientes y te aferras a personas que ya no vibran como tú, que están en otro momento o que han evolucionado de forma diferente. Plantéate si esa relación de amistad te hace feliz o infeliz, y ha llegado el momento de alejarte y dar un respiro a esa relación, que el tiempo dirá si continua o…

 

Las personas evolucionamos, no todos lo hacemos en la misma dirección, ni al mismo ritmo, ni basándonos en las mismas inquietudes o los mismos valores.

 

Vivir las relaciones de amistad de una forma más natural, sin tantas reglas ni prejuicios. Sin atarte a un entorno en el que ya no te sientes como antes, porque crees que no puedes distanciarte, que hacerlo estaría mal, es lo que te condiciona para ser feliz

 

Es natural y es normal, que haya personas de tu entorno con las que ya no estés tan a gusto y que de repente haya alguien con quien conectas más y sientes que puedes ser tú mismo, qué te apetezca mucho más quedar con esa persona que con alguien que ya forma parte de tu pasado. ¿Qué hay de malo en ello? 

 

La conexión con las personas mientras la relación sea placentera y de crecimiento para ambas partes es perfecta, si una de las dos partes decide seguir un camino diferente ¿Por qué hacerle sentir mal y juzgarle? ¿Por qué dejar de respetar su decisión de alejarse sin darte explicaciones?

 

Quizá hayas pensado que esa persona es mala, que no es un buen amigo, que no se ha portado bien…, tienes que entender que  las personas cambiamos y que respetar las decisiones que el otro toma es lo que te gustaría que hicieran con las tuyas ¡verdad! Darle permiso al otro, sin juzgarle porque siga un camino diferente y esté buscando su felicidad, eso es lo que un verdadero amigo quiere y desea para el otro.

 

¿Por qué te aferras a este tipo de relaciones?

 

1.- Nostalgia

En muchas ocasiones te aferras a una relación simplemente porque has vivido buenos momentos y, cuando los recuerdas, te invade la nostalgia, un sentimiento que te da la falsa sensación de seguridad. Simplemente prefieres mantenerte atado y estancado al pasado en vez de mirar al futuro.

 

2.- Miedo 

Dejar ir a una persona que ha estado a tu lado durante mucho tiempo puede ser aterrador por lo que en ocasiones prefieres a “un malo conocido que a un bueno por conocer”. La creencia de que el futuro es incierto o de que no encontrarás a otra persona te genera tal desasosiego que prefieres mantener el estado actual de las cosas.

 

3.- Hábito

Las relaciones que se han mantenido durante años han ido construyendo a su alrededor una serie de hábitos que han echado raíces. Abandonar estas costumbres y abrazar el cambio puede darte pereza y por eso, a veces prefieres quedarte al lado de una persona que en realidad ya no te aporta nada.

 

4.- Esperanza

Muchas personas se aferran a relaciones que no les aportan nada  simplemente porque tienen la esperanza de que el otro cambie. El otro no va a cambiar porque tú esperes que cambie. ¿Tú cambiarías porque tu amigo tiene la esperanza y el deseo de que cambiarás?

 

Tu salud física y mental se fortalecerá con amistades sanas

 

Amistades buenas para tu salud fisica y mental

 

Según el Psicólogo clínico Pedro Larrea, “la razón más evidente por la que dejamos de estar a gusto con una amistad es por una deslealtad

 

Cuando una persona aporta cosas buenas a tu vida, te hace sentir bien, no te juzga constantemente, fortalece tu salud física y mental además de una actitud más enérgica y positiva ante la vida

 

Amistades que son poco respetuosas contigo y tus sentimientos te alejan de tu felicidad, esto tienes que tenerlo claro.

 

A continuación podrás detectar si tus amistades son sanas o insanas para ti

 

Las Psicólogas Patricia Ramírez y Nuria Álvarez fueron consultadas por el diario El País y dieron a conocer cuáles son esas personas que no te aportan nada y de las que debes aprender a distanciarte o alejarte para siempre, por tu salud física y mental, y sobre todo si quieres ser y estar feliz.

 

1.- Cuando tu «amigo» siempre cree que es mejor que tú

Este «amigo» nunca se sentirá feliz por ti,  sea lo que sea que le cuentes, esta persona siempre tendrá algo que contar que será más increíble (o terrible) que tu experiencia.

 

No escucha tus preocupaciones: no importa por lo que estés pasando porque esta persona siempre ha pasado por algo peor. Ya sea por una naturaleza competitiva o sólo inseguridad, esta persona no te hace sentir bien ni escuchado

 

Un amigo de verdad siempre se sentirá feliz con tus logros y escuchará tus preocupaciones, te dará siempre consejos teniendo en mente que todo mejore. Esta es la amistad sana para ti.

 

2.- El que siempre tiene problemas, y se siente víctima

No importa lo bien que le vaya la vida, siempre verá la parte negativa de todo. Esta persona siempre se siente infeliz, y todo, absolutamente todo, es una situación llena de drama para ellos.

 

No sabes si está contigo porque te quiere o porque te has convertido en su pañuelo de lágrimas. Hay personas que ante los problemas solo saben adoptar el rol de víctimas.

 

La Psicóloga Patricia Ramírez explica que “Solo saben echar la culpa de todos sus conflictos a terceros, eludiendo toda responsabilidad de lo malo que les pasa». El problema es que su víctimismo puede contagiarte su tristeza, frustración y apatía.

 

En ese sentido, hay que aprender a pararlo a tiempo. “No lo estás abandonando, le estás dando aliento para que actúe”

 

Podrías decirle hasta que te quedaras sin aliento que está reaccionando de manera exagerada, pero esta persona se negará a creerte. El vaso siempre está medio vacío para ellos. No necesitas que esta persona esté constantemente haciéndote sentir malNo le añade nada a tu vida, sólo estrés.

 

3.- El que siempre te hace sentir culpable y te da malas vibraciones

Nada de lo que le digas a esta persona le importa, se niega a crecer y tener su propia vida, abusa de tu amistad para satisfacer sus necesidades y deseos a costa de tu felicidad. Esta persona te hará sentir culpable por no querer hacer lo que ella quiera en cada momento.

 

Son personas que viven en un constante ataque de ira, como si el mundo les debiera algo. No soportan que otros tengan éxito ni fuerza de voluntad, porque estas actitudes de superación les ningunean todavía más. «Este es el tipo de persona del que hay que alejarse radicalmente”, advierte la Psicóloga Patricia Ramírez.

 

Sólo porque este amigo tuyo no tiene una vida propia no significa que no tengas derecho a tener la tuya. Recuerda que tú eres responsable de tu felicidad, al igual que debería de serlo él de la suya. No te sientas culpable por no hacer lo que él quiere y a ti no te apetece, porque la otra persona no ha logrado madurar lo suficiente

 

Cualquiera que se niegue a comprenderte, a respetar tus deseos, y que te obligue a pasar tiempo juntos cuando tú no quieres, está abusando de ti.

 

4.- El manipulador y ególatra

Aunque de la impresión de ser una persona que se interesa por ti y te escucha, debes saber que este tipo de personas guardan toda la información que les das por si en algún momento necesitan usarla en tu contra. En ese sentido, la Psicóloga emocional, Nuria Álvarez, sugiere aprender a medir las confianzas con las personas que recién conoces. “Con el fin de conseguir lo que quieren llegan a fingir sentimientos, engañan y dan la vuelta a muchas situaciones”.

 

la Psicóloga Álvarez explica que «solo habla de sí mismo, te comenta sus cosas a manera de interrogante por si puedes decirle algo que le sirva, pero jamás te pregunta cómo estás. Estas personas no suelen preocuparse por los demás, pues están más preocupadas en satisfacer su necesidad de recibir atención»

 

Sin darte cuenta te has convertido en un elemento clave en su vida, ya que alimentas su ego, pero él a ti no te aporta nada. Antes de alejarte discretamente “debes tener cuidado y paciencia con sus rabietas, ya que apenas se sientan apartados lucharán por que sigas ahí«.

 

5. El que nunca tiene dinero y es un caradura

El amigo que siempre tiene problemas con el dinero, y siempre es culpa de los demás, jamás de él. Nunca tiene dinero, pero sí se apunta a todo lo que hacéis dando por sentado que tú o el resto de amigos tiene la obligación de asumir su parte.

 

Si no puede pagarse su parte ¿Cuántas veces estarás dispuesto a asumirla tú? ¿Es egoísta decirle que si no puede pagar un viaje, una cena o…, tú no lo vas a hacer?  Cuando le hagas esa pregunta y te responda, sabrás si es un caradura y está usándote, o simplemente que no es consciente de que tú estás asumiendo algo que él da por sentado por no haber aclarado las cosas antes

 

Si es lo primero si es un caradura, no necesitas personas así en tu vida. No te respeta y probablemente no sea agradecido contigo, ya que es una norma instaurada en vuestra relación de amistad que él no está dispuesto a modificar. 

 

6.- El que no para de criticar y hablar de los demás

Esta persona también suele ser alguien que condena y juzga a los demás por comportamientos que él o ella también han realizado.

 

Es de sentido común evitar a este tipo de personas, pero a veces, puede que pienses que sea divertido escuchar todo lo que tienen para contarte, pero sólo es divertido mientras no hable de ti. Ten en cuenta que si habla de otro, lo hará de ti a tu espalda, eso no te parece tan divertido ¡verdad!

 

Si habla contigo, entonces después hablará sobre ti. Incluso si nada de lo que le cuentes a esta persona puede transformarse en un chisme, él o ella encontrarán la forma de adaptar la información para contárselo a alguien de forma jugosa.

 

la Psicóloga advierte que, hay que tener cuidado con las personas que “viven de vivir la vida de otros». «Su vida es demasiado gris, aburrida o frustrante como para hablar de ella, así que destrozan todo lo que les rodea”. La recomendación es que no permitas que esa persona hable mal de otros en su ausencia

 

Llega un punto en la vida en el que te quieres rodear sólo de personas en las que puedas confiar, y esta persona no es un buen candidato. Un amigo de verdad puede que “critique” contigo de vez en cuando. Sin embargo, alguien que siempre tiene algo que decir de los demás es una persona sin substancia, y es mejor mantenerte alejado de ella si quieres ser feliz. 

 

Aprende a aceptar que las amistades se rompen

 

Las relaciones de amistad se rompen

 

No todas las amistades son eternas y, al igual que en las relaciones de pareja, a veces terminan rompiéndose. 

 

Lo que suele suceder es una separación gradual y paulatina en el tiempo. El daño suele ser mucho menor y la relación suele quedar en un buen recuerdo y un trato cordial, incluso agradable.

 

Ten siempre presente que puedes cuidar de una amistad, pero que en ocasiones, por mucho que te empeñes no puedes evitar que la relación se rompa. Es cosa de dos, si uno ya no está a gusto en la relación, sus motivos tendrá, mejor alejarse y ser feliz recordando los buenos momentos

 

Para que esa ruptura no se convierta en un drama ten presente estos puntos

 

Admite tus errores

Todos cometemos errores y tú no eres una excepción, pero aquí lo que importa es que seas capaz de admitirlo.

 

No hay nada más frustrante para cualquier persona que discutir con alguien que nunca admite sus errores. Es común que los amigos te dejen pasar algunos errores que en realidad los ofendieron y en este punto es donde no los debes negar ni minimizar.

 

Piensa si realmente merece la pena perder algo valioso por orgullo. Ya no la amistad, sino los buenos recuerdos…

 

Discúlpate

Admitir que te equivocas es un gran paso, pero suele perder su encanto si además no va acompañado de una sincera disculpa. No tiene que ser nada drástico. Basta con una disculpa que sea sincera, y evitando agresiones disfrazadas o directas.

 

No hagas suposiciones

Céntrate en lo que de verdad ha pasado. No caigas en la tentación de hacer suposiciones sobre los motivos por los que la otra persona ha hecho algo.

 

Te sorprendería saber el número de veces que te equivocas en tus suposiciones.

 

Ten compasión

Si la amistad termina porque la otra persona te hizo mucho daño, este punto puede parecer casi imposible.

 

Ten en cuenta que seguramente en algún momento tú también has hecho daño a alguien y no por eso te consideras mala persona.

 

La experiencia dice que somos más comprensivos con nuestros errores que con los de los demás.

 

No proyectes tus inseguridades

Es muy común que proyectes alguna inseguridad en la otra persona sin darte cuenta. Esto significa que crees que tu amigo está pensando algo que en realidad no piensa, sino que en verdad eres tú quien lo tiene en la cabeza.

 

Evita preguntas como “¿Con que eso piensas de mí? Antes de decirlo, analiza si no eres tú quien se ve así.

 

No traigas el pasado

Muy importante, céntrate en el presente. Discute, habla, siéntete mal o no, pero por los acontecimientos actuales. No metas en esta conversación cosas que ya son agua pasada. Los buenos y los malos momentos o recuerdos es mejor no tocarlos.

 

Cómo alejarse de un amigo que ya no te aporta nada, y sentirte liberado por ello

 

Sentirte liberado por alejarte de esa amistad

Cuando en una relación se llega al punto en el cual esta no nos reporta prácticamente nada positivo sino que se ha convertido en una carga de tensión, negatividad y problemas, lo mejor es dejar que esa persona se marche.

 

Al contrario de lo que muchos piensan, cuando ponemos ese dejar ir en la balanza, no suele ser doloroso sino liberador. Después de meses de discusiones, desencanto y estrés, poner punto final es un alivio. Eso no significa que sea sencillo y mucho menos fácil pero en muchas ocasiones es la única solución para poder continuar creciendo y siendo feliz.

 

No hay una forma sin cero consecuencias. Pero puedes hacerlo sin que sea dañina para ambos.  Cuando decidas alejarte de una amistad que no te aporta nada, no lo hagas desde el enojo. Aunque esto puede “justificar” tu decisión y darte el empuje necesario, puedes hacer y decir cosas de las que luego podrías arrepentirte

 

Puedes tener una conversación preventiva con tu amigo y hacerle ver lo que no te está gustando que hace o no haceMuchas personas actúan de manera inconsciente.  Di lo que no te gusta, no lo que el otro está haciendo malNo le exijas cambiar o le pongas un ultimatum, sólo di cómo te sientes con lo que hace y que esa persona decida qué hacer conforme valore la amistad.

 

Te propongo dos maneras de hacerlo, una activa, y otra pasiva,  no es mejor una que la otra simplemente valora con cual te sientes más cómodo tú:

 

1ª De una manera activa
  • Díselo directamente; “Andrés, ya no quiero ser tu amigo”, “hemos sido amigos, pero también aprecio mi tiempo y me parece una falta de respeto lo que has hecho y prefiero no tener tu amistad, no me siento capaz de seguir siendo amigo de alguien con quien no me siento a gusto«

 

Desventajas de hacerlo de esta manera:
  • Puede ser muy crudo, y  reduce las posibilidades de reiniciar esa amistad a futuro.
  • Puede hacer sentir al otro como rechazado, y puedes provocar enfado en él.
Ventajas de hacerlo de una manera activa :
  • Es rápido
  • Directo
  • Honesto

 

2ª De una manera pasiva
  • Dejas de cultivar la amistad para que se vaya “secando”
  • No respondas tan rápido a sus mensajes, llamadas y correos; incluso no los respondas todos. Hazlo de forma más bien corta y con respuestas breves con la información indispensable. (¡Ojo! No seas descortés).
  • Rechaza invitaciones y peticiones de la misma forma argumentando mucho trabajo u otros compromisos.

 

Desventajas de hacerlo de esta manera
  • A veces tienes que ser deshonesto cuando pones pretextos. 
  • Dejas al otro con muchas preguntas y sin mucho que aprender o reparar.
  • Es una decisión unilateral, sólo tuya. 
  • Intenta  acabar en buenos términos (si eso es posible), nunca sabrás cuándo y de qué manera puedes encontrarte de nuevo a esa persona en el futuro.

 

Ventaja de hacerlo de una manera pasiva
  • Evitas la confrontación, un momento incómodo.
  • Estás intentando no lastimar al otro.

 

A veces, hay cosas que quedan mejor como bonitos  recuerdos

 

Sé feliz contigo mismo

 

Puedes intentar cambiar las cosas para que vuelvan a ser como antes, o tratar de hacer que las cosas sean como quieres, pero nunca serás realmente feliz con ellas, porque no será lo mismo

 

Habrá una presión y expectativa excesiva en el aire para recrear lo que alguna vez fue esa relación de amistad. Sé agradecido por todo lo que te aportó, y lo que te enseñó, guarda y disfruta de las memorias que la relación te trajo, pero supérala.

 

Las amistades, a pesar de que sí tienen sus puntos bajos y sí es necesario esforzarse en ellas, tienen que ser más naturales. Si una persona no está trayendo algo significativo a tu vida, no te está tratando como te gustaría, o simplemente no es una persona que te haga sentir bien,  es una clara señal de que necesitas distanciarte de ella

 

Puede que pienses que podría ser egoísta por tu parte el no aceptar a una persona por cómo es, analiza si sería justo para ti el tener que conservar una relación de amistad que no te está haciendo una mejor persona

 

Ya has visto lo importante que es saber cuando alejarse de una relación de amistad es bueno para ti y tu felicidad, espero que lo que has leído en este post te ayude a valorar el tipo de relaciones que tienes en tu vida, si son de calidad y es lo que quieres, o no es esencial para ti la calidad si no que prevalece el mantener amistades de toda la vida. Sean del tipo que sean, asegúrate que  no condicionan tu felicidad

 

Si te ha gustado este post y crees que podría ser de utilidad y aportar felicidad a alguien más, te animo a que lo compartas, y te agradezco el que lo hagas. 

 

¡Bienvenida Amiga, Bienvenido Amigo Online a este tu blog!

Mariví

 

Sigue viajando por estos post, y siendo feliz a tu manera haciéndolo…

¡Compártelo para Crear un Mundo Más Feliz, Mil Gracias! 🙂 Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Mariví Porras

Mariví Porras

Por encima de todo soy una buscadora innata de la Felicidad, tanto que lo he convertido en mi propósito de vida creando Tu Amiga Online, para ayudarte, y enseñarte a Crear la Vida que Deseas Vivir, a fortalecer tu autoestima siendo tu mejor amiga, tu mejor amigo, esa es la mejor manera que conozco para que seas feliz, que tengas una vida llena de ilusión, pasión y motivación.

Si te animas a embarcarte en este fascinante Viaje a tu felicidad, te acompañaré y guiaré hacia el destino final que nos llevará a Crear esa Vida que Deseas Vivir.

Eso es lo que nos llevará a ¡Crear Un Mundo Más Feliz Juntos!

4 comentarios en “Tu felicidad aumentará, si te alejas de ciertas amistades”

    • ¡Muchas Gracias Andrea por pasarte a dejar tu opinión sobre el post! Me alegra que te hayan resultado útiles los consejos 🙂

      ¡Un abrazo!

      Responder
    • ¡Muchas gracias Ana por pasarte por aquí, y dejarnos tu opinión!

      Es genial que hayas encontrado estos consejos en este momento de tu vida para ayudarte a dejar ir a esa amistad. Si realmente esa amistad te aporta, en un futuro volveréis a encontraros, si no, habréis vivo buenos momentos que se quedaran en el pasado y cada una iréis por vuestro nuevo camino.

      ¡Un fuerte abrazo!

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *. Todos los comentarios son moderados por mí.

Responsable » Mariví Porras
Finalidad » gestionar los comentarios que realizas en este blog.
Legitimación » tu consentimiento.
Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa (proveedor de hosting de Tu Amiga Online) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Webempresa.(https://www.webempresa.com/aviso-legal.html).
Derechos » podrás ejercer tus derechos de acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos enviándome un email a marivi@tuamigaonline.com.